Conociendo Udaipur – 24 OCT 2016

Son las 8.30 y ya nos ponemos en pie. Subimos a la terraza que tienen montada en el piso de arriba (esto de los roof top es un inventazo aquí en India!) para tomar un chai masala y una tortilla cada uno. Ayer salió la idea de hacer una clase de cocina, ya que a los tres nos llama la atención eso de hacer en casa alguno de esos platos que hemos estado probando estos días, así que después de hablarlo con el chai en la mano bajamos a recepción a preguntar si era posible que nos enseñaran cómo iba eso de la especias: esta tarde tendríamos clase de 4 a 6!

A Udaipur se la conoce como la Venecia rajastaní por la cantidad de agua que tiene entre lagos, fuentes y parques (es una ciudad con una temperatura bastante agradable para ser de Rajastan, de hecho), y como ya habíamos visto los alrededores de los lagos que teníamos al lado (Pichola y Swaroop) el paseo de la mañana iba a ser cerca del lago Fateh Sagar…. Hora y media nos llevó el callejeo y el ir caminando hacia allí, madre mía!

Vistas increibles con montañas, palacios-hoteles y barcas de fondo nos son lo suficiente para aplacar la sed que arrastrabamos por haber llegado andando hasta allí, así que una paradita en la mesa de uno de los mil bares que hay por alrededor es casi obligatoria.

Bajamos del lago Fateh Sagar al guesthouse en tuk-tuk. Nos pedian 300 INR (“100 cada uno”, dijo el conductor), pero la cosa acabo en 200 INR (bueno, 240 porque a la hora de pagar nos dijo que ‘no tenía cambio’). Era la hora de comer y ya habíamos detectado el Yummy Yoga, sitio recomendado en tripadvisor y Dani, Manu y Puchi pidieron,  por orden, un veg egg curry, un pumking curry y ladyfingers salteados (todo buenísimo!). Aún no eran las 4 cuando pagamos y, como estábamos al lado justo del guesthouse, decidimos hacer un descansillo en la habitación.

Ya son las 4 y tenemos clase en un rato! Bajamos a recepción, le preguntamos al chico que estaba en el mostrador dónde vamos a ir a cocinar. Nos lleva a otro hostal, que resulta que es de su família también y allí nos presentan al que va a ser quién nos enseñe algo de cocina local. Nos preguntan que qué queremos cocinar y les decimos ‘algo vegetariano’… Y nos propuso dal, ladyfingers al curry (sabji), una especie de arroz con leche (kheer), chapati (que es como el naan pero con harina ‘integral’) y chaiy.

Pensábamos que nos ibamos a quedar allí mismo, pero fuimos a casa de profe (que tenía un restaurante cerca; lástima de no haber ido) y nos pusimos manos a la obra. No vamos a aburriros ahora con la preparación de los platos (que realmente son muy elaborados), pero acabamos a las 8 de la tarde y cenando en su casa todo lo que habíamos preparado. Un 10 por él!

Poco más le quedaba al día… Subimos a la habitación de nuevo y preparamos la mochila, que nos esperaba un día largo y movido mañana.

Recent Posts

Recent Comments

Archives

Categories

Meta

Carlos Written by:

Be First to Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *