Paseando por Goa – 26 OCT 2016

Hoy es el primer día entero en Goa y como hemos venido a relajarnos, nos levantamos a las 9 menos algo. Y han sido las 9 y no las 12 porque necesitamos llevar la ropa a la lavandería antes de las nueve para tenerla mañana.

En cuestión de diez minutos ya la tenemos preparada. No ha sido muy difícil porque tan sólo lavamos lo imprescindible ya que nos quedan dos días en la India. Pues una vez entregada en recepción nos dirigimos al restaurante para desayunar. Hay un cocinero que hace tortillas al gusto, dentro de una selección previa, pero las hace al momento y eso es todo un lujo. Nos pedimos cada uno una y cogemos algo más del buffet.

Desayunados volvemos a la habitación. La verdad que después de tantos días de no parar para aprovechar el tiempo y ver todo lo que queríamos, no nos parece tan mala idea sentarnos un rato en el sofá de la habitación. Empezamos a navegar, ver mensajes, etc., y pensando en la vuelta, caémos en la cuenta de que no estaría mal tener algún juego off line en el móvil. Pues Manu no ha tardado en encontrar uno que lo ha tenido enganchado toda la mañana… Bueno, a los tres jejeje nos hemos picado y hemos estado sentados relajados dándole al vicio hasta las 12:30.

A esta hora, ya cansados de estar sentados, nos hemos movido en dirección a la playa. Cuando hemos llegado, paseando tranquilamente sin el agobio de otras ciudades, nos hemos encontrado una playa llena de niebla. Antes de entrar ni se veía el mar, solamente se intuía. Llegamos a la orilla y empezamos a caminar por el agua. Justo a la entrada de la playa es dónde más gente se concentraba, pero poca, nada agobiante, y casi todas las personas eran locales.

Empezamos a caminar alejándonos del bullicio y para nuestra sorpresa vemos que hay un montón de vida marina en la misma orilla. Hemos visto caracolas de varios tamaños, no pequeñas precisamente, estrellas de mar, cangrejos, un pulpo y calamares atrapados por la bajada de la marea, peces (uno de ellos se había quedado atrapado en una balsa, lo hemos devuelto donde había más agua pero el corto ha vuelto al mismo sitio, a la vuelta seguía ahí pero ya sin moverse). En fin, nos ha sorprendido la cantidad de animales que hay en la orilla, imaginar si se bucease un poco.

En este paseo solo nos han parado para comprar una adolescente que nos quería vender unas pulseras. Después de la típica presentación de países, nombres y si estamos bien, si nos gusta India, Goa, etc, nos ha sacado las pulseras que vende. Le hemos dicho que no pero insistia, y como nos ha visto que teníamos que volver ha dicho que nos esperaría a la vuelta para que fuéramos a ver lo que tenía. Seguimos caminando.

Como no hacía ni buen día ni buena mar par bañarse, decidimos hacer un aperitivo en un restaurante de un hotel a pie de playa, bastante tranquilo la verdad. Nos sentamos en una mesa que tenía varias fotos debajo del vidrio y una de ellas era de Pep Guardiola, nos ha parecido al menos curioso. Queríamos pedir algo de pescado, pero de los platos que decíamos no tenían así que ha sido más fácil preguntarle qué tiene. El chico nos ha sacado una bandeja con unos pescados enormes y de diferentes precios. El que Nos gustaba salía al cambio a unos 24€, nos ha parecido algo caro y, entre que no teníamos hambre, hemos decidio pedir otra cosa.

Nos pedimos cada uno un lassi de diferente sabor y, para comer, pedimos unas gambas golden y unas bolas de queso. La verdad que estaba muy bueno todo y las gambas se notaban frescas.

Hecho el aperitivo nos ponemos en marcha para volver a la zona de restaurantes y comer en uno que Puchi ha visto recomendado en TripAdvaisor. Como no, al deshacer el camino, nos ha abordado de nuevo la adolescente vendedora. Después de 5 minutos, yabha quedado claro que no le compraremos. Nos gustaría poder comprarle o ayudar a todos los que nos da buena sensación, pero no es posible.

Llegamos al restaurante que queríamos y estaba de reformas. Buscamos durante 10 minutos más y acabamos en uno quue tenía

terraza con algunos guiris. El camarero nos informa que van a cerrar y que seremos los últimos comensales, así que nos damos prisa para pedir. Manu se pide un mojito de manzana, Dani un mojito normal y Puchi una piña colada, se nota que es Goa! Y para comer íbamos con antojo de pescado, pero como no tienen mucha opción, nos decantamos por unos noodles Singapur y unos coreanos. Nos han sentado de fábula. Acabamos rápido porque el restaurante ya está sin personal y con las persianas bajadas, sólo queda el camarero que nos ha servido y está esperando para irse.

Ya en el hotel, entramos en la habitación bien fresquita y nos relajamos durante un buen rato. Seguimos con el pique al juego de móvil jejeje.

Sobre las 18 nos salimos a la piscina, un chapuzón y nos vamos al restaurante del hotel a cenar acompañado de unas cervezas para Manu y Dani y una piña colada para Puchi. Como ya se nota el mono de comer carne, Dani y Manu piden hamburguesa de pollo y Puchi un pescado. Todo buenísimo.

De vuelta en la habitación, cuadramos los horarios para mañana, miramos cuantas rupias tenemos para los dos últimos días. Una ducha y como nuevos a seguir relajados.

Recent Posts

Recent Comments

Archives

Categories

Meta

Dani Written by:

Be First to Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *