De vuelta a casa – 28 y 29 OCT 2016

Hemos aterrizado alrededor de las 4 de la mañana en la terminal de vuelos domésticos del aeropuerto de Delhi. Estamos destrozados, hemos dormido lo que dura el vuelo, una 3 horas escasas, y de aquella manera.

Vamos a recoger las maletas con la intención de quedarnos a descansar en algún sitio. Podríamos ir a Delhi a pasar el día, pero con el cansancio acumulado, las mochilas y habiendo estado ya, los tres pensamos que no es buena idea. Una vez con las maletas en el carrito, preguntamos a un militar si podemos ir a la terminal 3, que es de la que saldremos hacia Europa, y nos comenta que hasta unas 3 horas antes no nos dejaran entrar. Pues ahí estamos, los tres hechos polvos, esperando en la zona de recogida de equipajes. El sueño nos puede y Manu y Puchi no tardan en dormirse en el invento que se han montado a modo de cama con los carritos y sus respectivas mochilas, la verdad que no había sitio para sentarse, es como un sitio de paso. Dani ha dado unas cabezadas pero no más de 10 minutos. Va a ser un día muy largo.

Sobre las 7 de la mañana, nos ha entrado un poco de hambre. Hemos ido a un lado de la sala a comparar unos cafés y unos muffins. Vaya robo!! Nos ha costado los tres cafés y los tres muffins lo que pagábamos por una comida para los tres, como se nota que es el aeropuerto. Seguimos haciendo tiempo jugando a los juegos off line que nos habíamos descargado, hablando o dando cabezadas. Dani decide preguntar otra vez en el punto de información si podríamos ir a la terminal 3, por cambiar de sitio, y le vuelven a decir que hasta dentro de 3 horas antes del vuelo nada, y nuestro vuelo sale a la 1 de la mañana!! Pues seguimos con la misma dinámica y a hacer tiempo.

Aproximadamente sobre las 11:30, hay otra persona en el punto de información. Así que probamos suerte y le preguntamos. Este chico nos dice que sí podemos entrar a la terminal 3 pero no podremos hacer el check-in, lógico, y además que en aquella terminal hay más cosas y podremos comer etc. Vaya alegría nos acaba de dar, podremos salir de la zona de paso de recogida de maletas y cambiar a otro sitio, este ya está muy visto!

Vamos al punto de transfer hacia la terminal 3, suerte que hay un servicio que te lleva porque está super alejado de la terminal en la que estábamos. Nos bajamos del bus y buscamos la zona de salidas para entrar a la terminal. Se nos acerca un hombre con la cinta del aeropuerto colgando del cuello y con una tarjeta identificativa. Nos pregunta que a qué hora sale nuestro vuelo y, al comentárselo, nos dice que no podemos entrar, sólo tres horas antes del despegue. Le explicamos que en la otra terminal nos han dicho que sí siempre y cuando no hagamos el check-in. Él insiste en que no, pero que hay aquí cerca una zona que está preparada para las esperas, con camas, wifi gratis, restaurante y nos llevan gratis. Por suerte no es nuestro primer día en la India y ya hemos aprendido cómo funciona esto, así que le decimos que si es gratis. Nos responde que nos lleva gratis. Vale, ahora el siguiente paso y más directo, le preguntamos “¿hay que pagar algo?” y su respuesta “sólo una habitación muy barata, cada uno 1000 INR”. Será timador!!! Nos quería cobrar como una noche en un hotel de lujo para pasar el día hasta la hora del vuelo. Y lo peor es que nos decía que no podemos entrar al aeropuerto. Pasamos de él y nos dirigimos a la entrada del aeropuerto. Allí nos comprueban el vuelo y nos mandan a la última puerta de entrada. Al llegar allí, vemos que dónde nos habían mandado es a la sala de espera del aeropuerto. Vaya, lo que nos quería cobrar el timador pero gratis. Así que allí estamos, en una sala fresquitos, con asientos y un puesto de comida.

Cuando el hambre ya apretaba, decidimos bajar a la calle porque habíamos visto un KFC y pensamos que no sería mala idea comer ahí. Error, era un sitio en construcción por lo que aún no estaba abierto. Seguimos andando con nuestras mochilas buscando dónde comer dentro del aeropuerto. En la zona que hay antes de hacer el check-in no hay mucha opción. Así que subimos de nuevo a la sala de espera, pasando los controles pertinentes otra vez, y decidimos comer algo del puestecillo que hay ahí. Nos pedimos cada uno una bebida, una samosa y otra pieza parecida pero vegetariana. Nos sienta de muerte.

Después de comer, Puchi y Manu bajan al baño (había que salir de la sala y volver a pasar los controles para entrar… la seguridad en India de los aeropuertos). Mientras no están, Dani se queda con las mochilas. Esperando que volvieran, una familia de tres personas que estaban sentadas en unas tumbonas de la sala empiezan a recoger. Le falto poco tiempo a Dani para preguntarles si se iban y apalancar todos los bártulos. Cuando Puchi y Manu vuelven, se encuentran a Dani tumbado y dos butacas esperándoles. Ahora podríamos echar una siesta cómodamente.

Entre siesta y siesta, partidita y conversaciones, nos dan las 17 de la tarde. Nos acercamos al militar que permite el acceso a la zona de salidas para ver cuándo podremos entrar y nos comenta que a partir de las 18h.

Pues a las 18 en punto nos acercamos, cansados de estar en la sala de espera y pasamos. Nos damos una vuelta por la terminal, precintamos las mochilas para el viaje de vuelta y ubicamos los mostradores de facturación en los que estarán Swiss con nuestro vuelo. Nos sentamos en unas sillas a esperar.

Al rato nos tomamos unas bebidas acompañado de unos bocadillos indios que había y seguimos dando una vuelta por la terminal. Vemos que una chica y un chico empiezan a montar un pequeño escenario y empiezan a cantar canciones famosas, el aeropuerto ha puesto música en directo en la zona de facturación! Nos parece tan raro…

Sobre las 20:30 ya podemos facturar! Por fin, la espera se ha hecho eterna. Una vez las maletas facturadas y nosotros con nuestros billetes de vuelta a casa en mano, vamos al control de pasaportes. Dios que cola! Se nota que todos los vuelos internacionales salen sobre la misma hora. Tras una hora de cola, pasamos los controles y ya estamos en el duty free. Son las 22 y algo de la noche y decidimos darnos una vuelta por las tiendas y comprar cuatro cosas. La verdad es que hemos gastado las rupias que nos quedaban de una compra, hemos tenido suerte y el importe ha sido exacto lo que nos quedaba y eso sin haberlo contado!

Nos tomamos unas bebidas en un bar para hidratarnos y seguimos dando una vuelta. El tiempo entre las tiendas se nos ha pasado super rápido, son ya las 23:30 y decidimos rematar las compras que quedan e ir hacia la puerta de embarque. Entramos en la sala de espera de la puerta de embarque, ya nos quedan minutos para entrar. Mientras esperamos, se nos acerca un señor de unos 60 y algo años, que nos ha escuchado hablar castellano. Era de Madrid y estaba de viaje con su mujer. Nos pregunta por la puerta de embarque de su vuelo de enlace y le explicamos cómo tiene que mirarlo en Zurich. Una cosa lleva a la otra y nos ponemos a intercambiar opiniones y anécdotas que hemos vivido en la India. Muy agradable el señor y deseando de volver para comerse un chuletón y unos huevos fritos con patatas y chorizo.

Embarcamos, por fin! La verdad que aquí hay poco más que contar. Después de cenar, ha sido a la media hora del despegue, nos hemos quedado dormidos y nos hemos despertado para el desayuno, sobre las 4:30 hora España. Ya no hemos dormido más en este vuelo.

La escala que teníamos era de 50 minutos, por lo que íbamos algo justos. Además el vuelo a Zurich ha llegado con un poco de retraso, no mucho pero lo justo para que nosotros tengamos que ir más deprisa. Bajamos de los primeros del avión, y echamos a correr hacia el control de pasaportes. Lo pasamos rápido y corremos al siguiente control. Sacamos las cosas que sabemos que nos pueden preguntar (muchos controles pasados en la India) y lo guardamos a la velocidad de la luz. Echamos a correr hacia el tren de enlace de terminales. Lo cogemos por los pelos. Y al llegar a la parada, echamos a correr hasta la puerta de embarque. Ibamos con mochilas de mano de 7 kg cada una más las bolsas de la compra. Vaya que hemos llegado empapados a la cola… y si le sumas que llevamos un día y medio de viaje, no éramos la mejor compañía para tener al lado!

Este vuelo se pasa rápido y cuando nos damos cuenta, ya estamos aterrizando en el Prat. Estamos en casa, muy contentos por haber llegado ya y por el viaje que nos hemos llevado.

Es hora de recoger equipaje y de ver a la familia.

Recent Posts

Recent Comments

Archives

Categories

Meta

Dani Written by:

Be First to Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *